jueves, 20 de diciembre de 2012

Alemania repite y repite, que no quiere repetir


Alemania repite y repite que no quiere repetir: la inflación  que no quiere repetir: el holocausto, que no quiere repetir nada de nada. Parece un escolar, obsesionado con no repetir de grado.
Pero cuanto mas se esfuerza en no repetir lo periférico  mas repite lo substancial, la guerra.
A la guerra no los llevo ni la inflación ni el holocausto. 
Al revés  la primer guerra los llevo a la inflación y la segunda, al holocausto con el combustible de la omnipotencia y la soberbia, que los financistas rentabilizaron muy bien.
Y ahora, como siempre rompe lanzas y desafía. Inexorable e incansablemente insiste, no ceja y no sale de su tozudez hasta que le dejen de asentir y entonces dirá inocentemente: "nos han llevado a la guerra."
El periodista Fernando Aramburu describio a Merkel como "consumada maestra en la técnica del "si pero". Condescendiente, admite, cede y cuando tiene al oponente satisfecho y confiado, le saca el pero, a continuación las razones que traía archipreparadas y se lleva el gato al agua."
Orgullosos se pueden sentir los alemanes pues su canciller los representa a la perfección.
El problema aparece, cuando el gato se resiste y se le escapa de las manos. 
No hay primate en el planeta, que se le ocurra pensar, no ya expresar, que los alemanes no son los mas trabajadores, tenaces, competentes, sistematizados, eficientes y cuanto calificativo se ajuste a  "voluntad", al extremo de rayar el bushido.
Pero tampoco hay en Alemania un solo inteligente (desde Don Otto), con un mínimo de empatia e imaginación creativa, que entienda, que aunque sean una raza superior , todos los demás humanos son simplemente eso, humanos y no pretenden ser dioses menos aun en la tierra y que nadie se opone que los alemanes sí, lo pretendan y sean.
Pero si lo son, que sean coherentes y se comporten como tales, que si saben que los humanos tienen pies de barro, que prevengan y actúen antes, que se produzca el  incendio y no luego, ponerse a  reclamar por los daños y repartir culpas, cuando no han hecho nada para prevenirlo e impedirlo, sabiendo de antemano que los demás son incapaces.
Los humanos no pueden conocer la inteligencia divina, pero esta si a la humana.
nena hace puchero...
Para los humanos, inteligencia es la "capacidad de resolver problemas"  y la guerra es un problema, que no pueden resolver. Sera que para los dioses es la solución a todos los problemas? El Olimpo? O sera que el mito de Sisifo es el ideal de los dioses?
Para algunos humanos es masoquismo.
Odian a los financistas, pero son sus perfectos aliados y socios imprescindibles.
Si hubiesen ganado la ultima guerra, probablemente el tema ya estaría resuelto, como lo esta el comunismo.
Los japoneses aprendieron la lección de humildad y son un ejemplo. A los chinos les falta una eternidad  están aun con los palillos, el comunismo los encorseta y los tiene colocados. Y Sisifo que?
Humildad es aprender, conocer a los primates que los rodean, conocerse y aceptarse a si mismos, con sus virtudes y defectos.
Merkel y su homólogo griego Samaras, el viernes en la visita de éste a Berlín. | Reuters
malo! no me da dulce...
Solo entonces pueden respetar-se y respetar!
Pero de humildad, nada, de ahí que siguen con que son dioses, sin entender lo que eso significa.
Dios no interviene "respeta" el libre albedrío  no enseña, no manda, ni reclama ni castiga. Pone las reglas claras y cada cual es libre de usarlas a gusto y sabe a que se atiene.
El ultimo dios envió a su hijo. Así le fue.
Y parece ser, que aprendió la lección  pues no volvió y es probable que haya cambiado de opinión  a pesar de su promesa.
Probablemente ni cambie el testamento!
O se lo habrá pasado a mahoma?

Asesinato: la ley nazi aún rige en Alemania

PLUTOCRACIA GLOBALIZADORA

LOS VAGOS DEL SUR
CAMERON vs. MERKOSY
EUROPA DIMINUTA (1)
EUROPA sin proyecto no hay futuro...
MUCHO PODER EN POCAS MANOS...

                                            

No hay comentarios:

Publicar un comentario